Reggae y Ska, música y política